Sociedad | 06/09/2019

Futuros docentes Estudiantes terciarios deberán leer en forma obligatoria libros completos

Alumnos avanzados tenían problemas de comprensión lectora por la costumbre de leer en forma fragmentada.

Los millennials y centennials tienen problemas para la lectura secuencial.

La Dirección General de Escuelas (DGE) de la provincia determinó que todos los estudiantes de los institutos de formación docente de gestión estatal o privada deberán leer durante su carrera entre 30 y 40 libros en forma completa, luego de detectar que los alumnos de los últimos años tienen problemas de comprensión de textos por leer en forma fragmentada. 

Según la disposición, los futuros docentes estarán obligados desde el cuatrimestre en curso a trabajar en cada unidad curricular  con textos completos. Es decir que por cada materia, independientemente de la carrera que estén cursando, los estudiantes deberán leer un libro completo. 

La iniciativa surgió a partir de un diagnóstico realizado en instituciones de la provincia y tras los Operativos Enseñar, que reveló que los estudiantes de los últimos años tienen problemas de comprensión lectora. 

“Vimos docentes con poca experiencia en la lectura de libros completos. También a nivel nacional vimos que entre los estudiantes del último año existen ciertas dificultades en esto. Y notamos que las instituciones que salieron mejor son las que tienen tradición lectora”, explicó Emma Cunietti, coordinadora general de Educación Superior de la DGE.

Según la funcionaria, por “tradición lectora” debe entenderse a instituciones que trabajan con textos literarios o no literarios y que cuentan con buenas bibliotecas en la institución. Por eso la Coordinación de Educación Superior estableció, a finales de agosto, a través de la Resolución 121-CGES-2019 la obligatoriedad del abordaje de textos completos.

“Con esto quisimos plantar un piso donde cada espacio curricular establezca textos completos que pueden ser de la materia o no, pero que problematicen con ella de alguna manera”, indicó Cunietti, que explicó que la intención es darle al estudiante la posibilidad de generar una lectura secuencial. 

"Los millennials y centennials tienen más facilidad para la lectura fragmentaria, han desarrollado una capacidad natural, pero no tienen la posibilidad de abordar un texto de manera secuencial. Esta requiere de otros tiempos a los cuales no están acostumbrados”, subrayó Cunietti al diario Los Andes. SF.