Policiales | 17/08/2019

Iglesia Revelaron el perfil psicológico de los monjes acusados de abusos en el caso del monasterio de Cristo Orante

Los peritos determinaron también que el relato de la víctima "es creíble"

Los dos religiosos acusados.

Fuentes judiciales dejaron trascender los resultados de las pericias psicológicas practicadas a dos monjes de la provincia de Mendoza acusados de abusar sexualmente de un seminarista que estaba a su cargo cuando era menor de edad. 

El 27 de diciembre del 2018, los sacerdotes Diego Roqué y Oscar Portillo, fundadores del Monasterio del Cristo Orante en Tupungato, dejaron una vida tranquila de penitencia y oración -característica de esta congregación- y fueron detenidos acusados de haber abusado sexualmente de un ex seminarista, cuando era menor.

En las últimas horas se conocieron algunas de las conclusiones de los informes practicados por el Cuerpo Médico Forense, avalados por los peritos de la defensa de los clérigos.

Según fuentes judiciales, los estudios de Roqué esbozan que tiene un perfil narcisista. "Muestra una tendencia a colocarse en una postura de superioridad y omnipotencia frente a su entorno", afirman los peritos, que también consdieran que "tiene una actitud centrada en sí mismo". 

Para el caso de Portillo, los profesionales de Salud Mental determinaron que "demuestra estructuras de pensamiento rígidas en la realidad pero puede ubicarse en el lugar del otro" y que su rol de autoridad puede "acrecentarse en sus funciones en la vida monástica". 

Los dos monjes cumplen arresto domiciliario, mientras enfrentan imputaciones por delitos contra la integridad sexual, como  abuso simple y agravado con acceso carnal y corrupción de menores. Agrava su situación el hecho de que el denunciante era menor de edad y estaba bajo la órbita de los monjes en su instrucción para ordenarse como sacerdote. 

Los hechos se habrían cometido entre el 2009 y el 2015, cuando la víctima terminaba sus estudios secundarios, pero la denuncia penal se formalizó el año pasado. 

Como es de práctica, los estudios psicológicos se le realizaron también al denunciante, y arrojaron como conclusión que su relato "es creíble y no fabula". 

"Surge que su relato es veraz no fabula y que fue sometido a una fuerte interacción de asimetría", afirma el estudio de los peritos, que se suma a la declaración del joven, hoy alejado de la vida religiosa y a algunos elementos secuestrados en el monasterio. Por ejemplo, dispositivos informáticos donde se presume que hay descargas y fotografías con contenido sexual y que habrían sido borradas. 

Después de las denuncias y las detenciones contra los curas del Instituto Próvolo por abusos y corrupción de menores en perjuicio de niños y adolescentes sordos, el caso de Cristo Orante es otro gran golpe para la iglesia mendocina. A consecuencia de las sospechas y las primeras actuaciones de la Justicia, el seminario se clausuró y se intervino el monasterio.